sábado, 29 de noviembre de 2014

Llovía estruendosamente. Un coche conducido por un anciano de facciones muy arrugadas y mirada siniestra atravesaba en aquel momento la carretera. Al tomar la curva, el auto comenzó a patinar y dio tres angustiosas vueltas de campana antes de ir a parar sobre un denso matorral, quedando inmóvil con las ruedas girando hacia arriba. Al cabo de unos segundos el espantoso hombre…
...se despertó y comenzó a  arrastrarse con dificultad fuera del coche, el golpe había sido tan fuerte que  se fracturó una pierna, pero eso no importaba, tenía que salir de ahí como fuese. Unos minutos después de que el hombre desapareciese entre la niebla, caminando sin rumbo, apareció una extraña presencia en aquel misterioso lugar.
  • ¿Dónde estás? Dijo aquel raro objeto. Es inútil que te escondas.Te encontraré.
La noche iba envolviendo aquel oscuro lugar donde el pobre anciano había llegado a parar.
  • Si no lloviese habría llegado a tiempo para escapar de aquí de una vez por todas.
Dijo resignado.
Sus fuerzas empezaron a flojear y decidió parar a dormir.
  • Mañana será un nuevo día…dijo antes de caer en sueños.
Lo que él no sabía era que en un lugar de ese asqueroso sitio se encontraba el robot escuchándolo todo.Una gran sorpresa le esperaba.
  • Y tan nuevo...dijo susurrando maliciosamente. Si es que amaneces vivo.
Todo debía salir como lo planeado,un sencillo error podría arruinarle el trabajo de toda su vida.
El robot observaba cómo podía descansar aquel anciano.
  • Duerme,duerme,aprovecha tus últimos minutos de vida.
Puso en marcha su plan,pero había algo que no le cuadraba,si el anciano huía de él,¿ porque había parado a dormir tan confiadamente?
¡ BUM ! El anciano se levantoó y...- ¿Tan listo te creías?Soy tu creador,yo te programé,pero tranquilo no volverás ha hacer mal en este mundo.
Aquel misterioso hombre cogió el robot y de una vez le arrancó lo que casi provoca  la desaparición de todo lo que hasta ahora,hemos conocido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario